La producción de la caja puede ser gestionada también a través de la lectura de un código de barras.

El cliente gestiona un archivo simple en el que cada código se combina a una caja que se tiene que producir.



Cuando el operador lee el código de barras (por ejemplo sobre una etiqueta aplicada a un producto), la máquina produce en seguida la caja o, en alternativa, la añade a la propia lista de producción.